8 posturas de yoga sentadas para encontrar el foco

Home » Review » Health » 8 posturas de yoga sentadas para encontrar el foco

En los días en que no tiene tanto tiempo para practicar, aún puede encontrar tiempo para relajarse. Incluso unos pocos minutos de movimientos suaves pueden ayudarlo a ser más receptivo a lo que su cuerpo necesita. Centrarse te brinda la oportunidad de aterrizar en tu cuerpo, conectarte con la Madre Tierra, reflexionar por un momento y recordar una vez más cuál es tu intención para el día y para hacer yoga. Prueba esta secuencia de ocho posturas de asanas sentadas para animar tu cuerpo y tu mente.

Sukhasana (pose fácil)

Siéntate en una manta doblada, preferiblemente con las caderas más altas que las rodillas en postura fácil. También puedes sentarte en una almohada o en una silla. Siente los huesos de la cadera contra el suelo y recibe el apoyo de la tierra. Estírate a través de tu columna vertebral y alcanza hacia arriba con la coronilla mientras tomas el apoyo del cielo. Cierra los ojos y respira respiraciones profundas y relajantes. Relaja la mandíbula, suelta la lengua del paladar. Relaja tus sienes y el espacio entre tus cejas. Ahora dirija su inhalación a su corazón y exhale desde su corazón, hasta su estómago o el lugar en el que desea concentrarse. 

Beneficios: lo ayuda a centrarse, encontrar paz y calmar sus pensamientos. 

Rollos de cuello

Para crear rollos de cuello, imagina dibujar pequeños círculos en el sentido de las agujas del reloj en el aire frente a ti con el extremo de la barbilla. Luego agranda los círculos. Haga 15-20 vueltas, luego cambie de dirección. El cuello es sensible, así que haga los movimientos lentamente, aproximadamente 10 segundos por círculo. 

Beneficios: los movimientos del cuello aumentan la movilidad y estira los músculos blandos del cuello y la garganta. También masajean la glándula tiroides, lo que puede ayudar a equilibrar la energía de su cuerpo. 

Sincronizar respiración y movimiento

Comience con los brazos junto a su cuerpo. Inhale y levante los brazos, con las palmas hacia arriba, sobre la cabeza. Exhala y baja los brazos con las palmas hacia abajo. Repita esto 5-10 veces. 

Beneficios: Este ejercicio simple ayudará a sincronizar la respiración y el movimiento. Estira los lados de tu cuerpo, suaviza tus hombros y estira tu columna vertebral. 

Círculos sufíes

Mantenga las rodillas mientras gira lentamente la parte superior del cuerpo en el sentido de las agujas del reloj alrededor de su propia línea media. Deje que su pecho conduzca y mantenga su cabeza erguida y centrada. Inhale mientras gira hacia un lado y hacia el frente. Exhala mientras haces círculos hacia el otro lado y hacia atrás. Haga algunos minutos de esta manera, luego cambie de dirección. 

Beneficios: Este movimiento de centrado y estabilizador suaviza las caderas y la espalda, masajea los órganos abdominales y puede mejorar la digestión. 

Estiramiento lateral sentado

Mientras inhala, levante el brazo derecho con la palma hacia el piso. Presione su mano izquierda hacia abajo en el piso para apoyo y doble de lado a su izquierda. Mantenga esto durante el tiempo que se sienta bien, luego repita en el otro lado. 

Beneficios: la flexión lateral estira los músculos entre las costillas del pecho. Hace espacio para una respiración más profunda y puede ayudar a liberar energía bloqueada y emociones atrapadas. 

Giro espinal sentado

Inhale y extienda su columna vertebral. Mientras exhalas, gira el pecho hacia la izquierda. Coloque su mano derecha en el exterior de su rodilla o muslo izquierdo, y coloque su mano izquierda hacia abajo detrás de su asiento. Aumente la rotación de su torso por cinco respiraciones. En lugar de guiar con la cabeza, deja que siga el movimiento de tu cuerpo. Gire en sentido contrario brevemente hacia el otro lado. Regrese al centro y haga una pausa. Ahora gire a la derecha. 

Beneficios: la torsión masajea los músculos respiratorios y la cavidad abdominal. Crea circulación en el torrente sanguíneo y el sistema linfático. 

Pose del niño apoyado

Siéntate de rodillas sobre una manta. Tus rodillas pueden estar juntas o separadas. Inclínese hacia adelante y coloque su frente sobre una almohada, una manta enrollada o una almohada / s para apoyo. Quédate de 2 a 5 minutos. Si descansa la mejilla hacia un lado, cambie los lados a la mitad del tiempo. 

Beneficios: esta forma calmante y centrada estira la espalda, los muslos internos y la parte superior de los pies. También estira los músculos entre las costillas y aumenta la circulación en el pecho, creando espacio para una respiración más profunda. 

Pose de gato-vaca

Acércate a cuatro patas con las muñecas ligeramente delante de los hombros y las rodillas un poco detrás de las caderas. Para la postura de la vaca (imagen), inhale y levante la cabeza y el corazón mientras baja los hombros de las orejas. Permita que su pecho y abdomen se ablanden. Mientras exhalas, curva tu espalda hacia la postura del gato (no se muestra) al redondear tu columna mientras presionas tus manos y rodillas contra el piso. Alterna entre las poses de gato y vaca en sincronía con tu respiración. 

Beneficios: Tanto el gato como la vaca suavizan los omóplatos y abren el pecho.